Ullibarri Ganboa, el embalse que sepultó y cambió Araba.

En 2017 se cumplen 47 años desde que se pusiera la primera piedra de la actual presa de Ullibarri Ganboa, en embalse que cambió el plan de vida de la comarca, el tiempo en la llanada y anticipó el gran desarrollo industrial en todo Euskadi. El embalse está acotado por una gran muralla de casi medio kilómetro. Hecha de hormigón con piedra labrada esconde cerca de diez pueblos que formaban el municipio de Ganboa municipio que fue desmantelado tras el decreto aprobado por la dictadura franquista.

Los pantanos siempre se ha dicho que es algo muy de Franco, pero éste ya estaba planeado desde antes de su llegada. La primera concesión se otorgó por el Gobierno de la II República en 1926 a Manuel Uribe Echevarria que tuvo que esperar hasta 1934 para que le dieran el permiso para la explotación de 9.000 litros por segundo para abastecimiento y energía eléctrica. Un año después exploto la guerra y la presa quedo en manos de nadie hasta que en 1945 la dictadura decidió otorgar la nueva concesión a la empresa Altos Hornos de Vizcaya. En 1947 unos 3.500 hombres comienzan a trabajar en las obras quedándose a vivir en cuatro campamentos situados en Landa y Urrunaga y dos en Ubidea y Zeanuri (Vizcaya), muchos murieron electrocutados. El material que se utilizó para su construcción tiene diferentes procedencias; por un lado el hormigón que se utilizó era procedente de Olazagutia, Galindo y Bélgica y las piedras se sacaron de las canteras de Landa, Villarreal y Zubizabal. No es de los pantanos más grandes, pero en este se escavaron 1.100.000 metros cúbicos. Tras diez años haciendo la presa, en 1957, se procedió al llenado y a la inauguración de él por Franco.

Tras el llenado gran parte de los pueblos que allí se encontraban se vieron afectados. Sumaban casi 700 habitantes entre Azúa, Garayo, Larrínzar, Marieta, Mendíjur, Mendizábal, Nanclares de Gamboa, Orenin y Zuazo de Gamboa se extendían por 41,14 km2 siendo más de 700 habitantes.

De todos estos pueblos Mendizábal y Orenin quedaron totalmente inundados desapareciendo para siempre. Garayo también fue prácticamente sepultada pero a día de hoy aun queda alguna casa en pie en algún barrio alto. Azúa y Nancalres en si no fueron anegadas pero la perdida de terrenos hizo que sus pocos habitantes tuvieran que irse a localidades cercanas para poder seguir la vida adelante. La famosa isla de Zuaza o Zuazo también fue un pueblo pero al igual que los anteriores, también se quedo vació.

Debido a la perdida de terrenos y habitantes los concejos fueron desapareciendo poco a poco; Zuazo de Gamboa, Mendizábal, Azúa y Orenin desaparecieron en el año 1959 mientras que Nanclares de Gamboa Garayo lo hicierón en 1960. El municipio de Marieta corrió más suerte, se unió a Larrínzar en un único concejo y Mendíjur, que sigue intacta. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: